jueves, 20 de mayo de 2010

¡Ven Espíritu Santo!

A escasos días de celebrar Pentecostés, he creído oportuno empezar ya a invocar al Espíritu Santo desde aquí. Es necesaria esta invocación verdadera porque sin ella, no podrá venir sobre nosotros con la fuerza deseada por Él. Él está esperando a que lo llamemos, está deseoso de ayudarnos, pero si no se lo pedimos, si no lo deseamos así, poco puede hacer. Por eso, queremos que el Espíritu Santo venga sobre nosotros el próximo domingo, como vino en el primer Pentecostés sobre María y los apóstoles.

Ven Espíritu Santo sobre todos nosotros, ven que sin Ti no podemos hacer nada. Reparte tus dones según nuestras necesidades, pero te pedimos especialmente, que nos des el don de la caridad, el don del Amor. Porque ya decía San Pablo, "si no tengo amor, nada soy". El amor que nos unirá, que nos hará comprender a los demás, que nos hará respetar las opiniones contrarias a las nuestras, que hará que nos demos de verdad sin buscar beneficio propio a cambio... Sabemos que tus dones son necesarios en nuestras vidas, y que cada uno tendrá alguno y no todos, por eso ese Amor que te pedimos, hará que unamos nuestras voluntades y todos tus dones, para ponerlos a tu servicio y poder seguir construyendo tu Reino.
Ven con fuerza en este Pentecostés, úngenos, abrásanos, transforma nuestros corazones; reparte sabiduría, entendimiento, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios.
Alúmbranos con tu fuego y tu luz el camino, porque a veces estamos ciegos y lo tenemos delante. Queremos hacer tu voluntad, pero en ocasiones tenemos una venda en los ojos que se llama ego y nos impide avanzar.
Sé nuestro guía, nuestro consolador, nuestro director, y haznos dóciles a tus divinas inspiraciones.

Ven con FUERZA Y PODER sobre cada uno de tus hijos. A TI nos abandonamos esperando TU santa y divina voluntad.

Ven Espíritu Santo que necesitamos de ti. Ven Espíritu de Dios sobre nosotros.
Ven Espíritu divino.
Ven, ven, ven...

4 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias Rafael por venir a mi casa y quedarte.
Procuraré seguir su blog, que lo hallo muy hermoso, pero ya sabe que no dispongo de mucho tiempo, y hoy en broma le he dicho a mi Señor:
¡Dios mio , Dios mío! que me persiguen tus seguidores, ¡jiji!y le doy gracias por ello, todo lo que sea darle a conocer para que Dios sea amado, bien empleado está.
Reciba mi ternura.
Sor.Cecilia Codina Masachs.O.P

Raquel dijo...

Querido amigo Rafa, que hermoso el post que nos presentas, es cierto, este domingo es el dia de Pentecostes y hago participe lo que has escrito, y que el Espiritu de Dios, nos abrase a todos en su Amor Infinito, por Nuestro Señor Jesucristo y la Virgen María, Madre Nuestra. Amén.

Un fuerte abrazo y que Dios te bendiga !

Oceanida dijo...

Que bonito Rafa.
Ven Espiritu Santo, Ven!! Cubrenos de tu Amor sanador y guianos en el camino de La Verdad!

Un abrazo.

Susana dijo...

Qué hermoso!!! muchas gracias, Rafa, por esta oración. Es cierto, Él es tan delicado, que si no lo invitamos....

Gracias por las palabras que escribiste en mi blog, que el Señor te bendiga
Un abrazo