viernes, 25 de marzo de 2011

Ave, Gratia Plena

Celebramos la solemnidad de la Anunciación a la Santísima Virgen María.

En la Anunciación, el Arcángel Gabriel, es enviado por Dios a la Santísima Virgen para pedirle que sea la Madre del Verbo por obra y gracia del Espíritu Santo.

Esta escena la recordamos todos los días del año, menos en Pascua, en la oración del Ángelus.
Desde el momento en que María dice SÍ, en su pobreza, en su humildad, en su pequeñez... inmediatamente se produce la Encarnación del Hijo de Dios.

Jesús, en el acto de humildad más grande, siendo Dios, se hace hombre para redimirnos del pecado y abrirnos las puertas del Cielo. Esta Encarnación es para salvar a todos los hombres sin excepción, pero en su libertad, muchos hombres la desechan, no la quieren.

María, aún sabiendo o intuyendo lo que podía ser convertirse en la Madre de Dios, en un ejemplo de humildad, asume toda la responsabilidad que conllevaba, y acepta la propuesta de Gabriel. No era nada fácil. Ella era pobre, humilde, sencilla, y no se veía digna de tan gran misión. Pero además es obediente, llena de gracia, inmaculada, y esclava del Señor. Asume ser la Madre por excelencia, tiene a su Hijo, lo cría, lo educa, le da todo lo que necesita y está con Él hasta el final.

María es ejemplo de docilidad, bondad, paciencia, sinceridad, acompañamiento, amor, confianza en Dios y sobretodo de Madre.

Por eso mismo, mi oración de hoy va dirigida a todas esas mujeres que no quieren tener a sus hijos. Para que María las proteja con su amor y les haga ver el ERROR tan gigante que van a cometer. Seguro que María tuvo muchos miedos, y sin embrago, como decía antes, siguió al lado de su Hijo desde el momento de la Encarnación hasta la Muerte en la Cruz. Ella "no se quitó el problema" como dicen muchos cuando se refieren al aborto. Dios quiso que su Hijo fuese concebido y naciera, y eso es lo que hizo la Virgen. Por eso, es nuestro ejemplo de Maternidad, en la que las chicas y mujeres de hoy deben fijarse, porque tienen la grandeza de poder dar a luz a una criatura, a un regalo que Dios les envía y que ellas no quieren.

Al igual que María, todos tenemos una misión en la Tierra. Pero muchas mujeres no aceptan la misión de ser madres y, no contentas con eso, matan a sus hijos de forma que ellos tampoco pueden desempeñar la misión con la que vienen al mundo.
Jesús pudo nacer, y murió para salvarnos a todos. A ti, a mí, a los niños que no nacen, a las madres que matan a sus hijos antes de que nazcan... a todos.

Oremos para que dejen de practicarse abortos en el mundo y especialmente, unámonos todos hoy, en este día tan señalado, para que, al igual que María, todas las mujeres den a luz a sus hijos.
Que María Santísima se lo haga ver, sobretodo, a las que están a punto de abortar, incluso a las que, simplemente se lo están pensando.

Señor, envía tu Santo Espíritu sobre estas hijas tuyas que están a punto de abortar. Ábrele los ojos y enséñales el camino que deben seguir. Que todos estos niños concebidos puedan nacer. Detén esta actual matanza de santos inocentes, para que, si es Tu Voluntad, vivan y lo que hagan sea para Tu Gloria y bien de sus almas.

5 comentarios:

Gran Visigoda dijo...

Se me parte el corazón y siento verdadero dolor por los niños no nacidos y por las mujeres que no quieren ser madres y asi lo evitan y por las mujeres que aún queriendo ser madres acaban con la vida de sus hijos manipuladas por otros...
Entre mis oraciones siempre hay una por ellas y por esos niños.
Me uno pues al deseo que expresas.
Un abrazo.

Rafa dijo...

Así es; sobretodo con las mujeres que son manipuladas y engañadas, porque son menos conscientes que las demás, de lo que están haciendo. Por eso, unidos en la oración ayudaremos a salvar vidas.
Un fuerte abrazo.

Angelo dijo...

Un día muy apropiado para rezar por todas las embarazadas. Que vivan con alegría e ilusión la llegada de su hijo tal como María lo hizo.
Una fiesta muy bonita y donde tanto le debemos a María.
Un abrazo

Maria del Rayo dijo...

¡Que hermoso y gran misterio!
Día tan feliz este.
¡Señor que te ame intensamente!
Gracias!!

Angelina de Maria dijo...

ME PASO QUERIDO AMIGO, DEVOLVER SALUDOS Y BENDICIONES,Y QUE PODAMOS DEJARNOS AMAR DE UNA FORMA DISTINTA,Y APRENDER A AMAR DE OTRAS FORMAS EN EL AMOR INSONDABLE DE CRISTO JESUS.