martes, 24 de mayo de 2011

Auxilium Christianorum, ora pro nobis.

A pesar de que la jornada termina, hoy no podíamos dejar de felicitar a nuestra Madre, María Auxiliadora en su día grande.

Hay muchas historias acerca de la Virgen, pero hoy quiero traer una que me gusta mucho, y que quizá muchos conozcáis. Pese a que es 24 de mayo, no es una historia de Don Bosco, ni de la Virgen bajo la advocación de María Auxiliadora.

Dice así:
Santo Domingo predicó mucho el rezo del Santo Rosario. Un día le llevaron a un poseso, y Santo Domingo el rosario que llevaba siempre, se lo puso en el cuello a aquel hombre endemoniado. Luego preguntó a los demonios, que cuál era el Santo del Cielo que más temían; pero los demonios no contestaban. ¿La causa? Había mucha gente delante y no querían revelar el nombre. Sin embargo, Santo Domingo preguntaba una y otra vez, hasta que al final dijeron en voz alta: "¡La Santísima Virgen; nos vemos obligados a confesar que ninguno de los que perseveren en su servicio se condenará con nosotros; uno de sus suspiros vale más que todas las oraciones, las promesas y los deseos de todos los santos. Muchos cristianos que la invocan al morir y que deberían condenarse, según las leyes ordinarias, se salvan por su intercesión. Si no se hubiera opuesto a nuestro esfuerzo, hace mucho tiempo que tendríamos derribada y destruida a la Iglesia entera". El Santo hizo rezar el rosario a todo el pueblo, y los demonios marcharon, dando aspavientos.

En el Evangelio de hoy, Jesús nos dice "Ya no hablaré mucho con vosotros, pues se acerca el Príncipe del mundo; no es que él tenga poder sobre mí, pero es necesario que el mundo comprenda que yo amo al Padre, y que lo que el Padre me manda yo lo hago".
El Príncipe del mundo, colabora para que nos alejemos, pero María, la Madre de Jesús, nuestra Madre Santísima, tiene el poder de apartar a los demonios de nuestro camino. Ellos, no pueden siquiera, escuchar el nombre de María, pues les atormenta.

María, Madre nuestra, después de esta historia, en la que, una vez más, intercedes por nosotros, sólo podemos darte las gracias por todo. Hoy te quiero pedir por todo el mundo en general; pero permíteme que señale especialmente a las víctimas de la violencia, de la injusticia y de las catástrofes naturales. Por todos esos hijos tuyos que están inmersos en el mundo de la droga. Y por todos los niños no nacidos.
Acógelos, ayúdalos, cuídalos, cálmalos, y llévalos a la hora de su muerte al Paraíso, junto a Tu Hijo Jesús, donde sólo reside el Amor; ese Amor, que salva al mundo alejado.

María, Auxilio de los Cristianos; ruega por nosotros.

El Señor os bendiga.

6 comentarios:

Gran Visigoda dijo...

Verdadero Auxilio en todo momento, ruega por nosotros.
Gracias.
Un abrazo.

Marian dijo...

Buenas noches Rafa. No he podido visitarte
antes porque he tenido problemas en el blog.
¡Que nuestra Madre Auxiliadora ruegue por
nosotros.!
¡Muchas gracias!
Dios te bendiga.

Rafa dijo...

Visigoda y Marian:

Muchas gracias a las dos, como siempre, por vuestras aportaciones. Siempre, siempre, son bien recibidas y con mucho cariño. Que La Virgen Santísima escuche vuestras oraciones y las eleve a su Hijo Jesús.
Dios os bendiga.

Angelina de Maria dijo...

QUERIDO AMIGO TE DEVUELVO LA VISITA ...HERMOSA CASA.ESTAMOS EN CONTACTO UNIDOS EN EL AMOR A CRISTO JESUS.

Anónimo dijo...

Gracias por este comparitr que María te guarde y cuide de ti que ella haga de ti una casa de oración y una vida de predicación muy unidos en oración y un abrazo tengo problema cuando quiero publicar me publica en anónimo Orar con los Santos Loudes

Anónimo dijo...

Gracias, sabe el hombre de silencio es capaz de descubrir a Dios en medio del ruido por que sabe mirar con los ojos del corazón que son los ojos de dois que Dios te guarde y te bendiga muy unidos en oración y un abrazo orar con los Santos