domingo, 22 de mayo de 2011

Esos locos bajitos

Lindando con mi casa hay un hotel. Ayer regresaba yo de hacer unas gestiones, cuando veo que el aparcamiento del establecimiento empezaba a llenarse. Lo primero que pensé fue: "Comuniones". Siempre hablamos en este término tan genérico. No sé por vuestros localidades, pero últimamente oigo expresiones del tipo: "Este año hago la Comunión", "Mayo es el mes de las Comuniones", "me han invitado a una Comunión que se celebra en tal sitio"... Ya no suelo oír "Primera Comunión". Pero si lo pensamos bien, Comuniones tenemos todos los días, y desgraciadamente, no salimos con esas ganas de celebración. Debe ser que la primera es la que hace ilusión, y las demás, como la tenemos siempre, la convertimos en una rutina.

Pero no quiero desviarme mucho del tema. Hoy quiero centrarme en los niños. Recuerdo mi infancia y veo que éramos todos más inocentes, mas... niños. Hoy día, por regla general, -y echo mano de otra expresión coloquial- "los niños nos dan mil vueltas a los que nos consideramos adultos". Han aprendido todo más rápido. Saben de informática más que el propio Bill Gates; de sexo el que no sabe, lo intuye; de televisión, saben más que José María Iñigo; de tiendas, controlan las marcas y los precios de todo lo que les gusta, especialmente moda y videojuegos. Y, desafortunadamente, la mayoría (no todos, gracias a Dios) no aprenden los valores que aprendíamos antes, ni tienen las infancias inocentes como las que tuvimos antes. Y lo digo yo, que si me remonto sólo una generación atrás... ni os cuento.

Pero todo esto que dicen saber y conocer, estará muy bien, pero no los hará crecer como personas.El capitalismo, el dinero, el mundo... también se apodera de estas pequeñas almas. En varias ocasiones me han comentado, curiosamente lo mismo: "Me han invitado a una Comunión, y he comprado un reloj, porque no sé que le iba a comprar. Estos niños de hoy, tienen de todo..." Es cierto, y en su, aún cabeza de niño, por mucho que quieran ser mayores, no pueden apreciar todo lo que tienen.

Celebrar la Primera Comunión, -siempre hablo de una mayoría, sabiendo que hay muchas excepciones- no es eso propiamente dicho. Es decir, se han estado preparando para recibir por primera vez a Jesús Sacramentado, y ellos piensan en los regalos que van a recibir; porque así los estamos educando y enseñando.

María, Madre nuestra. Ayer, y a lo largo de este mes de mayo que te dedicamos, muchos niños han recibido por primera vez la Sagrada Comunión. Para algunos habrá significado algo importante, para otros... no tanto. Te pido, que cuides de estos locos bajitos, que son la alegría de las familias, que serán de los que dependa el mundo mañana. Algunos, no volverán a confesarse, ni asistirá a celebrar Misa hasta el día de su boda o de su Confirmación. Es deber nuestro, lo sabemos, saber llevarlos por el camino correcto. Pero necesitamos de tu ayuda, de tu sabiduría, de tus consejos. Acaban de conocer a Tu Hijo, y ojalá se queden con Él, y con su Amistad siempre, para que, día a día, lo vayan conociendo más y más, y te vayan conociendo a Ti, Madre Santa.

Jesús dijo "Dejad que los niños se acerquen a mí". "Si no sois como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos". "El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una rueda de molino y lo arrojasen al mar". Es decir, Jesús, siempre ha defendido a los pequeños, a los indefensos, a los niños, a los desfavorecidos. Por eso te pido, que intercedas ante Él, para que tenga misericordia de los más pequeños de la casa. Algunos tienen de todo, otros son traviesos, otros ni siquiera tienen padres, otros no tienen casa, otros son maltratados y violados, otros son buenos y llevan una buena vida... todos Señora, todos, necesitan que estés a su lado, y les ayudes según sus necesidades. Aún tienen que crecer, y necesitan ser guiados (como lo necesitamos todos).
Mi oración y mi petición especial, como ves, hoy va por todos los niños, sin excepción.

También quiero pedirte, que sigamos siendo niños, para que no perdamos o recobremos la inocencia, la bondad, la dulzura, la pureza de alma, la belleza, el amor, con el Dios nos creó y nos dio la vida.

María, Madre nuestra; ruega por los niños.
María, Madre del buen consejo; ruega por nosotros.

El Señor os bendiga.

7 comentarios:

Capuchino de Silos dijo...

Iba orando a la vez que iba leyendo para que llegara al cielo esta oración dedicada a los peques tan sentida y bonita.
En la parroquia donde vamos, al sacerdote le encanta salir para celebrar la Santa Misa con monaguillos. Pues esta mañana salía, como casi todos los domingos, con los cuatro hermanos, todos vestidos de rojo con sus pequeñas albas blancas y encajes, y el más pequeño, que es travieso como una lagartija, te mueres de risa con él porque no sabe santiguarse y hace unos gestos buscando la forma de hacerlo mirando de reojo a sus hermanos.¡Es preciosa la estampa!

Un abrazo y feliz domingo.

lourdes dijo...

Que Dios te guarde unidos en oración hermoso compartir gracias

icue dijo...

Reproduces las palabreas de Jesús "Dejad que los niños se acerquen a mí". "Si no sois como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos". "El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una rueda de molino y lo arrojasen al mar".
Que claro queda que debemos de hacernos como niños, para estar cerca de Dios.
Gracias por tu acertada entrada.
Un fuerte abrazo

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Buenas tardes:

Recuerdo el día más feliz de mi vida.

Un 30 de Mayo de 1957, tenía 8 años y un corazón lleno de pureza e inocencia.

Un abrazo, Montserrat

Rosario dijo...

Me ha encantado su entrada,pues la mayoría de los niños es su primera y última comunión, ya no van a Misa hasta la boda si se casan por la Iglesia.Hay que pedir por ellos para que Jesús y María les toquen su corazoncito y no se aparten del buen camino.
Que Dios le bendiga.
Saludos.

Gran Visigoda dijo...

La infancia hoy en día esta más descuidada de lo que parece, tal vez en nuestra sociedad tenga de todo,pero carecen de lo más básico, muchos crecen solos aun rodeados de gente, muchos desde su pequeña edad se saben "estorbos" en la vida de sus padres y eso les desgarra su tierno corazón.
Uno de los dolores más grandes que tuve una vez fue cuando un niño de siete años del grupo que tenía a mi cargo como catequista me hablo de su soledad, de su darse cuenta de que en casa, si, le querían pero nadie se preocupaba de su sentir... de su pena porque no había nadie que quisiera llevarle a misa... de mil cosas que él veía y tenía que callar...
La oración que traes hoy...no debería caerse nunca de nuestros labios.
Gracias.
Que María Madre de Cristo, Madre de la Iglesia y Madre nuestra acoja bajo su manto a tanta infancia solitaria, que guarde la inocencia de los niños y nos de a todo un corazón niño con el que saber amar lo sencillo.
Un abrazo.
Perdón por la largura pero es que el sufrimiento de los niños me duele en el alma.

Rafa dijo...

Muchas gracias una vez más, por vuestros comentarios. Todos ellos, nos ayudan a crecer, y así, todos aprendemos de todos, aportando nuestras experiencias, ideas, oraciones...
En esta ocasión, como ya sabéis, nuestra petición especial a María, es por los niños. Pues que Ella, como Madre que es, les ayude a todos, para que ninguno sienta soledad, pobreza, hambre, falta de atención... y les acompañe siempre.