domingo, 15 de mayo de 2016

Recibid el Espíritu Santo



Pentecostés. Cincuenta días después de la Pascua, el Espíritu Santo vino sobre el Colegio Apostólico y María Santísima.

Hoy, Jesús nos dice: "Recibid el Espíritu Santo". Pero, ¿quién es el Espíritu Santo?.

Según el Catecismo de la Iglesia, el Espíritu Santo es la "Tercera Persona de la Santísima Trinidad". Es decir, hay un sólo Dios, pero en Él existen tres personas distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Si tu corazón está gélido, Él te abrasará con su fuego de Amor.
Si te quemas, Él te refrescará.
Si estás triste, Él cambiará tu lamento en baile.
Si estás alegre, Él será tu sonrisa.
Si estás perdido, Él te orientará.
Si estás agobiado, Él te hará descansar en Dios.
Si no tienes fe, Él te la infundirá.
Si te sientes solo, Él te acompañará.
Si lo invocas, Él te defenderá.
Si lo necesitas... Él estará a tu lado.

Pero debes quererlo, debes desearlo de corazón, debes dejarte guiar por Él. De nada servirá si lo invocas, si te dejas llevar por tu ego, si sigues haciendo lo que quieres sin hacerle caso.

Hoy, Jesús nos dice: "Recibid el Espíritu Santo". 
Invócalo, recíbelo, Él viene cargado con sus Siete Dones y multitud de carismas. Estos regalos de Dios, son para que los pongas al servicio de los demás: Tu familia, tus amigos, tu trabajo, tu comunidad parroquial, el desconocido que te necesite...
Recordamos que los dones son sólo siete, y son: Temor de Dios, Sabiduría, Entendimiento, Consejo, Piedad, Fortaleza y Ciencia.

Pidámosle a Dios que nos aumente la fe y nos dé la humildad necesaria para recibir el perdón y perdonar a los demás. de manera que afrontemos como es debido esta nueva vida que se nos ofrece; la vida del Espíritu, la que nos hace comportarnos como cristianos las 24 horas del día con todo el mundo y con nosotros mismos. Sepamos vivir la Misericordia de Dios.
Y sobretodo, en este día de Pentecostés, acojamos el AMOR de Dios, y repartámoslo porque el mundo está muy falto de él.

¡Qué el Espíritu Santo se derrame abundantemente sobre todos!
¡VEN, ESPÍRITU SANTO!
El Señor os bendiga.

1 comentario:

ANGELO ST dijo...

¡Que Él sea siempre nuestra fuerza para ser testigos del amor!. Un abrazo